Aunque en España podemos presumir de tener una de las culturas gastronómicas más preciadas del mundo, es indudable que la cultura americana, a su modo, ha ejercido una gran influencia en nuestras cocinas, especialmente la estadounidense.
Y claro, el sector de la repostería no iba a ser menos. Tartas como la red velvet, carrot cake o la cheesecake, han entrado a formar parte de la lista indispensable de creaciones de cualquier pastelero.
Quizá lo que más destaque de la pastelería en Estados Unidos es el aspecto más visual. Las creaciones son mucho más divertidas y destacan, entre otros aspectos, sus presentaciones coloridas. ¡El rainbow cake es uno de los mejores ejemplos que podemos encontrar en las vitrinas de nuestras pastelerías!
Este pastel, y otros muchos, se enmarcan dentro de lo que conocemos como layer cakes, o hablando en castellano, tartas por capas. Son pasteles de un gran grosor formados por láminas de bizcochos cortadas y montadas una encima de otra con un relleno de por medio.  Generalmente, los bizcochos son un poquito más grasos y tan jugosos que no necesitan emborracharlos para tener una agradable textura.
Los rellenos y las coberturas son otras de las tendencias que hemos heredado de la cultura pastelera americana. Las cremas de queso y de mantequilla han venido para quedarse. A diferencia de la influencia europea en el que el Merengue es el auténtico rey, estas cremas destacan por su textura cremosa y sabor intenso.
La repostería americana no solamente nos ha enamorado por su vistosa presentación, también por su sabor. Son pasteles mucho más contundentes con una auténtica explosión de sabores, motivo por el que seguramente ha conseguido seducir a los paladares de todos los rincones del mundo.
Nosotros queremos destacar estos cuatro postres americanos, aunque seguro que tú tienes algún que otro en mente. ¡No dudes en compartirlo!

4 postres americanos que no te puedes perder

1. Brownie

Fue uno de los primeros en aterrizar y empezó a popularizarse gracias a las grandes franquicias de comida rápida. Seguro que lo habéis probado en más de una ocasión y en diferentes variantes, aunque este jugoso bizcocho con nueces se suele servir con una bola de helado de vainilla y un poquito de sirope de chocolate.

2. Tarta Red Velvet

El origen de esta tarta es un poco confuso. Existen indicios que lo sitúan en un hotel de New York otros apunta a que se descubrió de casualidad utilizando remolacha como edulcorante. ¡Lo único que sabemos con certeza  es que está buenísima.

3. Cheesecake New York

Su propio nombre ya nos indica su procedencia. Cremosa tarta realizada con base de galleta y crema de queso. También se ha popularizado su versión cacao para los fanáticos del chocolate.

4. Muffins

Sin duda lo de los muffins ha sido una auténtica fiebre. Creativos colores y decoraciones que hacen de este pequeño tentempié un auténtico juego.