Bizcocho zanahoria, red velvet, sacher… ¡Tú eliges!

Hoy venimos con ganas de disfrutar de un snack dulce con una idea simple y sencilla. Y no hemos encontrado mejor manera que elaborando unos deliciosos bombones de bizcocho.
Además nos encanta esta receta porque con sus cuatro ingredientes principales podemos conseguir bastantes unidades con un resultado increíble, y porque sus posibilidades de personalización son prácticamente infinitas. Siempre podrás darle un estilo único para sorprender a tus comensales, enamorar a quien más quieres, o simplemente disfrutar como tentempié o “picoteo”.
Raro sería no encontrar una buena excusa para disfrutar de un bombón ¿verdad?.

Textura y sabor en un solo bocado

Hace un tiempo que saltaron a la fama los ya populares cake-pops, y aunque nuestra propuesta no tiene palo, te aseguramos que con estos bombones de bizcocho conseguirás una elegante explosión de sabor, y una inesperada textura capaz de deleitar a los amantes de estos pequeños bocados.
Nosotros optamos por darle una mayor jugosidad al bombón con un almíbar intenso que impregne de sabor al bizcocho, y combine a la perfección con la crujiente y fina capa de chocolate que lo baña.
Por ejemplo, para un bizcocho red velvet creemos que es perfecto un almíbar de brandy y una capa de chocolate con leche. Pero, para gustos… ¡sabores! Así que manos a la obra, que seguro ya tienes más de una idea en mente, y más de una persona esperando a ser sorprendida.

Elaboración

0/0 pasos
  1. Para la elaboración del almíbar de Cointreau hervir 1350 gramos de azúcar con 1 litro de agua, y cuando alcance la consistencia deseada, mezclar con 300 gramos Licor Cointreau.
  2. Cortar el bizcocho de zanahoria horizontalmente por la mitad, obteniendo dos partes iguales de 2cm de altura aproximadamente, y calar ambas con el licor.
  3. Cortar porciones de 2×2 centímetros, consiguiendo 72 porciones por cada parte, y dejar congelar.
  4. Con las porciones congeladas bañar con una cobertura de chocolate negro templado (35-38ºC) y dejar secar.
  5. El toque final lo pone tu creatividad. ¡Decóralos por fuera como tú quieras!