Rollitos con paté. O Foie gras ¡o lo que tú quieras!

Te presentamos una manera muy sencilla de preparar un aperitivo con solo una plancha de bizcocho.

Se trata de un Canapé de paté acompañado de sucedáneo de caviar, que destaca por su cremosidad y contraste de sabores y texturas. Y es que la textura y sabor de estos ingredientes generan una combinación increíble con las características de un bizcocho.

Además, al igual que otras recetas de canapés que ya te hemos presentado, es una opción fácil, rápida y económica para catering, buffet, o preparar en casa. Así que no te pierdas esta receta y, si te gusta, completa la variedad con el canapé de atún y los rollitos de salmón y aguacate.

Caldo de carne para una mayor jugosidad

Siguiendo en nuestra línea, te proponemos calar el la plancha de bizcocho con un caldo de carne. Hará que sea un bocado realmente sabroso y jugoso.

En este caso, puede que aplicarle un baño sea opcional. Y es que la jugosidad que le aporta el sucedáneo de caviar para algunos es suficiente. Pero nosotros te recomendamos que, si quieres un resultado más consistente, apliques un baño ligero. Porque de verdad, el toque a caldo de carne es muy, pero que muy, sorprendente.

Elaboración

0/0 pasos
  1. Preparar el Caldo de carne hirviendo las pastillas en 1 litro de agua, y añadir una cucharada sopera de sal.
  2. Colocar la Plancha de bizcocho en horizontal y realizar 6 tiras de 9,5x37cm para poder enrollarlas bien.
  3. Hacer una crema de queso y paté mezclando 500 gramos de Paté con toda la Crema de queso y el sucedáneo de caviar, hasta conseguir una crema homogénea.
  4. Bañar cada tira con el caldo de carne, y rellenar de crema de queso y paté utilizando manga y boquilla lisa. Reservar la crema que sobre.
  5. Enrollar cada tira en sí misma y dejar enfriar para que coja consistencia.
  6. Una vez bien frías, cortar cada rollito en 18 porciones de unos 2 centímetros aproximadamente.
  7. Disponer cada unidad tumbadas sobre una bandeja y, con el sobrante de la crema de paté, realizar un punto culminado en la superficie de cada una.