Pequeños bocados para grandes ocasiones

Nos encanta la pastelería, y también nos apasiona el catering. Así que, como en otras ocasiones, vamos a compartir con vosotros una receta rápida y sencilla de un mini pastel, siguiendo la línea de la repostería tipo canapé.

De hecho, quizá te recuerde un poco a nuestro ya famoso canapé de salmón, pero esta vez hemos querido enfocar la mini pastelería a la repostería dulce.

Aunque ¡prestad atención! que también hay nuevas especialidades saladas.

Mini pasteles con crema de trufa de canela la base de la pastelería

Jugoso canapé con almíbar de licor

Para darle un toque extra de jugosidad a este mini pastel, nos valemos de un delicioso almíbar de licor.

Pero como siempre decimos, tu eres dueño de tu propia creatividad, y estamos seguros que tienes más ideas para combinar con su sabor a canela.

Esperamos que tanto tu, como tus comensales, disfrutéis con esta creativa y sencilla receta.

¡A picotear!

Elaboración

0/0 pasos
  1. Preparar la Crema de trufa de canela calentando la leche con la canela en polvo. A parte, fundir el chocolate blanco para añadir a la mezcla. Cuando el resultado sea homogéneo dejar enfriar.
  2. Para realizar el almíbar de licor, hervir 500 gramos de agua y 575 gramos de azúcar, y después incorporar 50 gramos de licor al gusto.
  3. Cortar la plancha de bizcocho en 5 tiras de 12 centímetros. Aplicar a cada una fina capa de crema, enrollar en espiral y dejar enfriar.
  4. Con los “enrollados” bien fríos, cortar porciones de más o menos 2 centímetros cada una. Bañar el bizcocho de cada porción con el almíbar de licor y reservar en bandejas.
  5. Con manga pastelera, realizar un rosetón con la crema de trufa de canela en la superficie de cada mini pastel.