Turrón, dulce típico de Navidad

Una de las cosas buenas que tiene la Navidad es que te permite dejar de libre tu imaginación y decorar todos tus postres con un toque de magia y fantasía.

Por este motivo, no podíamos cerrar las propuestas que hemos preparado para ti esta Navidad sin dejar de lado nuestra creatividad y proponeros una receta una rápida y sencilla que te permitirá darle un toque divertido a tu menú de estas fiestas tan señaladas.

El árbol de Navidad es sin duda uno de los símbolos más destacados de estas fechas, es raro encontrar un hogar que no tenga uno de ellos. Nosotros pensamos que tampoco puede faltar en tu mesa.

Una receta divertida para hacer con los más peques de la casa

Sin duda, los más pequeños de la casa son los protagonistas de estas fechas y los que la disfrutan con más ilusión. Que mejor forma de pasar un rato con ellos y disfrutar de las vacaciones escolares que preparando esta divertida receta. Seguramente, sacará una sonrisa a tus comensales y será un deleite para los paladares más exigentes.

Una deliciosa tarta en capas rellena de crema de turrón, dulce típico por excelencia de esta celebración. Montando las capas de bizcocho, formamos una pirámide en forma de abeto. Ahora viene lo divertido, nosotros para dar el color típico de cualquier árbol, hemos utilizando spray de terciopelo verde que puedes encontrar en cualquier tienda especializada de repostería. Para la decoración que simulan las coloridas bolas de Navidad hemos utilizado grageas de colores.

Pon toda tu creatividad en marcha y decóralo como más te guste. Nosotros hemos probado hasta darle un color rosa.

Elaboración

0/0 pasos
  1. Para hacer la crema chantilly de turrón, batir 1600g de nata bien fría junto con 200g de azúcar, y una cucharadita de esencia de vainilla. Mientras, añadir el turrón de jijona (hay que batir lo suficiente como para obtener una crema que se pueda esparcir bien).
  2. Para preparar el almíbar de brandy, hervir 1000 gramos de almíbar (375g de agua y 625g de azúcar) e incorporar el brandy.
  3. Cortar la plancha de bizcocho a lo largo y a lo ancho por la mitad para obtener 4 partes iguales. Cortar de cada una dos tiras de 1cm a lo largo, y, a lo ancho, 2 de 5cm, 2 de 4cm, 2 de 3cm y 2 de 2cm. Con estas tiras se forman 8 pirámides de 5 pisos con una base de 5cm de ancho y 16,5cm de largo.
  4. Haciendo uso de manga con boquilla plana, extender la crema chantilly a lo largo de cada tira, y montar cada una de mayor a menor para formar la pirámide. Dejar congelar a -20ºC.
  5. Preparar la nata montada (1000g de nata y 100 de azúcar) y, mediante manga, realizar “olas” en los laterales de cada pirámide. Dejar enfriar durante 10 minutos.
  6. Difuminar la superficie con spray terciopelo verde y cortar cada unidad en porciones de unos 2cm. Finalizar la decoración espolvoreando suavemente el polvo de plata y colocar algunas grajeas de colores al gusto.