Una receta de aprovechamiento Premium

En La base de la pastelería siempre hacemos hincapié en la importancia de no desperdiciar alimentos a la hora de cocinar. Nos gusta hacer elaboraciones con las raciones suficientes, y, por supuesto, ni hablar tirar esos ingredientes que sobran cuando preparamos un delicioso postre de bizcocho.

Es nuestra filosofía ser cuidadosos al preparar una receta para no generar un desperdicio alimentario excesivo.

Por eso nos gusta recomendar que se guarden los recortes de bizcocho, que se reaprovechen los ingredientes que sobran, o, como te hablábamos en nuestra última entrada, que nos pongamos manos a la obra con otras recetas increíbles a partir de un bizcocho sobrante o seco.

Postre de bizcocho red velvet con coulis de frambuesa

Nuestro postre de bizcocho Red Velvet se va de gala

En esta ocasión te vamos a dar una idea que, al menos a nosotros, nos ha dejado con la boca abierta. Se trata de un postre de bizcocho Red Velvet sobrante que, una vez en el plato, tendrá un sabor delicioso, y una presentación digna de grandes galas.

Y lo vamos a conseguir gracias al sabor dulce y chocolatado de un Red Velvet, acompañado con una decoración exclusiva a base de gelatina de frambuesa, coulis de frambuesa y mousse de queso fresco.

Eso sí, para este postre te recomendamos utilizar recortes o migas de bizcocho frescos, que te hayan sobrado de otras elaboraciones y las hayas conservado bien.

Preparados, listos…

Elaboración

0/0 pasos
  1. Para la elaboración del Gelificado de frambuesa mezclar 50 gramos de azúcar con 100 gramos de puré de frambuesa y calentar. Hidratar las hojas de gelatina y añadir a la mezcla. Dejar gelificar el resultado en la nevera y cortar en dados pequeños.
  2. La mousse de queso fresco se prepara montando el queso fresco con el mascarpone, la nata y 20 gramos de azúcar.
  3. El Coulis de frambuesa se obtiene a partir de hervir 100 gramos de puré de frambuesa con los 50 gramos de azúcar restantes. Una vez se retire la mezcla fuera del fuego se incorpora el zumo de limón.
  4. El montaje es sencillo y minimalista. Disponer puntos de coulis de frambuesa y, encima, poner trozos irregulares de bizcocho red velvet. Con ayuda de la manga pastelera, pondrmeos alrededor la mousse de queso para, finalmente, finalizar el plato decorando con cubos de gelatina y frutos rojos.
  5. Se puede acompañar el postre de bizcocho con un vaporizador que contenga licor de frambuesa para darle mayor sabor y jugosidad (especialmente si estamos aprovechando el bizcocho y no está totalmente fresco).