Explosión de sabores en un instante

Solo tenemos una palabra para definir esta receta: rapidez.

Y es que, para sorprender, no siempre es necesario pasar horas, y horas, en la cocina. Basta con aplicar un poquito de creatividad, y encontrar una combinación de sabores perfecta.

Así que aquí os dejamos este canapé de bizcocho con tortilla, perfecto para reuniones familiares y/o celebraciones como la Navidad. Nadie dice que no a estos ingredientes, y es una tapa perfecta para ir abriendo el apetito.

Eso sí, te recomendamos dejar la tortilla poco cuajada. Además, nosotros hemos utilizado una crema de queso normal, pero puedes emplear cremas de finas hiervas o salmón, y agregar algún ingrediente extra a la tortilla. ¿Ya te vas imaginando cosas, verdad?

Tapa de bizcocho con crema de queso y tortilla

El toque final… ¡Báñalo!

Efectivamente, nos guardábamos algo más para el final. Cómo no, no podíamos dejar esta tapa sin darle un toque extra de jugosidad.

Nosotros te proponemos calar el bizcocho con un delicioso caldo de carne. Y si no tienes ganas de hacerlo por ti mismo, siempre tienes la opción de utilizar un par de pastillas de carne naturales.

Ahora bien, para calar el bizcocho nosotros te dejamos algunos consejos, aunque ya depende de tu gusto. Si la tortilla la has dejado poco cuajada, posiblemente te baste con dar un ligero baño al bizcocho para conseguir una textura perfecta. Si por el contrario, la has pasado más, y las capas de crema de queso son finas, quizá te convenga aplicar un poco más de caldo.

Sea como sea, nuestro consejo es que no sobrecargues con caldo para que la tapa mantenga su consistencia, y sea sencilla de comer.

Pero aquí entra en juego tu imaginación, y es que todo va a depender de tu toque personal. Ya sabes… nosotros ponemos la base. Tú, la libertad de creación.

Elaboración

0/0 pasos
  1. Para preparar un caldo de carne rápido, hervir 1 litro de agua junto con dos pastillas de caldo de carne naturales, y una cucharada sopera de sal.
  2. Cortar la plancha de bizcocho en dos partes iguales. La primera utilizarla como base, untarla con crema de queso, y colocar la tortilla encima. Tapar con la otra capa de bizcocho, y bañarla con el caldo de carne.
  3. Aplicar una capa más de crema de queso y, con un cortador de pasta, realizar porciones de Aproximadamente 6×3 centímetros.