Un bocado cremoso y dulce con forma de estrella

La tarta Red Velvet es un postre típico Estadounidense que tanto por su característica tonalidad roja, como por su textura suave y aterciopelada, recibe este nombre que se traduce como ‘Terciopelo Rojo’.

Pero esto ya no es nada nuevo. Es tan popular que pocos desconocen este pastel de sabor suave a chocolate, aunque lo que esconde más misterio es el origen incierto de su receta. Nosotros no queremos entrar en conjeturas, y vamos directos a la miga: te va a encantar.

Bizcocho Red Velvet con Crema de queso y Yogur

El bizcocho Red Velvet es suave, esponjoso, y perfecto si no quieres aportar un sabor intenso a chocolate en tu repostería. Su textura aterciopelada, de la que ya te hemos hablado, combina perfectamente con glaseados de quesopara obtener un bocado cremoso y dulce.

Nosotros hemos optado por una crema de queso a la que le añadimos yogur para utilizarla como cobertura y relleno de esta tarta. Pero además aplicamos un baño de almíbar de fresa al bizcocho para aportar más jugosidad y ligero toque ácido.

Aunque debido a su color rojo puede parecer habitual disfrutar de una tarta Red Velvet en celebraciones nupciales, el día de San Valentín, o el día de la madre (sí, todo lleno de tópicos…), nosotros hemos querido enfocar este postre a la festividad navideña dándole una forma de estrella.

Esperamos que en Navidad disfrutes de esta deliciosa tarta, nosotros te recomendamos que pruebes a pasar un buen rato haciéndola en familia.

Elaboración

0/0 pasos
  1. Para preparar el almíbar de fresa, hervir el almíbar (375g de agua y 625g de azúcar) e incorporar el sirope de fresa. Realizar la crema de queso y yogur a partir de la mezcla de nata montada con la crema de queso y el yogur natural.
  2. Cortar el bizcocho horizontalmente por el centro y bañar ambas partes con el almíbar. Rellenar con la crema de queso, tapar y volver a bañar. Dejar congelar a -20ºC.
  3. Para conseguir la forma de estrella dividir la tarta en 5 porciones iguales sin llegar a cortarla, marcando con un cuchillo desde el centro hasta el borde la línea recta de cada lado de la porción. Calcular aproximadamente el punto medio de cada porción y, desde ese punto hasta el extremo de las líneas que la delimitan, realizar el corte para obtener la forma de una estrella de 5 puntas. (No te preocupes por el bizcocho sobrante, muy pronto te contaremos que puedes hacer con él, aunque seguro que ya tienes alguna idea en mente).
  4. Cubrir toda la superficie y laterales de la estrella con la crema de queso, y dejar enfriar para que coja consistencia.
  5. Difuminar la superficie de la tarta con spray terciopelo rosa, y bordear la estrella con chocolate blanco fundido. Para acabar, se puede decorar con nata y añadir algunas cerezas espolvoreadas con azúcar glas.