Galleta, bizcocho y…

Podrías pensar que la receta que te presentamos se trata de una mousse, o una tarta de queso, con un toque de miel y limón acompañada de un fabuloso merengue suizo. Pero lo cierto, es que vamos a prescindir de ingredientes como la nata para montar, o la leche condensada. Vamos a reservar estas elaboraciones para otras ideas. En esta ocasión te mostramos como conseguir una textura cremosa de miel y limón, mediante una crema de mantequilla o buttercream.

Es más, ¿por qué conformarnos solo con una base de galleta? Pues vamos a añadirle un disco de bizcocho para empapar en zumo de limón. A la par que proporcionará intensidad de sabor, creará una combinación de texturas de base irresistibles.

Merengue Suizo, el toque perfecto

Como toque final añadiremos merengue suizo soflamado, más consistente que el merengue francés, aunque no tan estable como el italiano. Creemos que es el ideal para tomar en crudo, además de ser nuestro preferido para combinar con cremas de mantequilla o buttercreams (si escoges la que te proponemos de miel y limón ¡mucho mejor!).

Para obtener un buen resultado es importante enfriar bien en cada paso indicado, no solo para conseguir un corte firme en su presentación, sino que también para que el sabor cítrico e intenso del limón combine suavemente con el dulce de la miel.

Elaboración

0/0 pasos
  1. Para hacer la crema de mantequilla con miel y limón, calentar 100 gramos de azúcar y 50 gramos de miel junto con la mantequilla y el zumo de limón. Después incorporar los huevos, la ralladura de dos limones y 150 gramos más de azúcar. Dejar enfriar para que tome la consistencia cremosa.
  2. El merengue suizo se prepara a partir de la mezcla de las claras de huevo con 150 gramos de azúcar. Calentar hasta que se disuelva el azúcar y montar en una batidora con marcha rápida (evitará una textura viscosa).
  3. Para el montaje de la tarta, extender la miel circularmente sobre la base de galleta. Además de aportar textura, ayudará a fijar encima el disco de bizcocho (calado al gusto con zumo de limón). Repartir sobre el bizcocho la crema de mantequilla con miel y limón y dejar enfriar a 3ªC.
  4. Con la crema cuajada y fría, y mediante manga con boquilla, realizar puntos de unos 2 centímetros de altura formando una corona de tres círculos, sin llegar al centro.
  5. Con soplete, soflamar el merengue y decorar con ralladura de limón. Si lo deseas puedes añadir formas de chocolate al gusto.