Base, pero también queremos ser Tiempo

No, no nos gustan los sobresaltos, las prisas ni las sorpresas de última hora.

Sí, sí nos gusta la tranquilidad, disfrutar con los nuestros y ser libres para amar y creer en lo que hacemos.

En La base de la pastelería lo tenemos claro: queremos centrarnos en lo que realmente nos importa y sabemos hacer. Y para ello tuvimos que depositar la confianza en otros especialistas que nos facilitaban nuestro día a día, y que sin su ayuda hoy no estaríamos aquí.

Eso fue lo más difícil, la confianza, pues como para muchos otros amantes de su profesión, es hasta casi una pasión controlar el más mínimo detalle para obtener exactamente lo que queremos.

Pero fuimos probando, conociendo excelentes colaboradores que nos aconsejaban y enseñaban sus pequeños secretos. Gracias a ellos aprendimos que podíamos dedicar más tiempo a lo que nos importaba de verdad: conseguir un bizcocho perfecto y con un sabor tradicional. ¿La confianza? vino sola conforme alcanzábamos nuestras metas.

Lo que de verdad no esperábamos era descubrir que, al menos para nosotros, la palabra "tiempo" significa y expresa mucho más allá de la duración de algo. Significa despreocupación, ahorro y eficiencia.

Hoy, nuestra meta, es convertirnos en aquello que cada día nos da la fuerza y la seguridad para crecer. Hoy, queremos convertirnos en Tiempo.

Pero no en un tiempo cualquiera, sino en Tiempo para ti